¿El cargo hace al vocero?
Diez.

Go down

¿El cargo hace al vocero?

La selección de un vocero puede ser una de las variables que más impacto tienen al momento de preservar la reputación de una compañía – y en particular cuando se trata de mitigar un riesgo reputacional.

Sobre el vocero no solo recae la responsabilidad de personificar los atributos corporativos sino también la de generar credibilidad en los mensajes y empatía con los grupos de interés.

Los responsables de la reputación en las compañías saben que el vocero es un factor fundamental en el éxito de su estrategia de comunicación. Un buen vocero debe ser capaz de cerrar múltiples cuestionamientos con una sola entrevista. En cambio, un mal vocero puede convertir un vaso de agua en la tormenta mediática más grande de una compañía, como lo atestiguamos con frecuencia en las emisoras de mayor audiencia del país.

Hace unos años el Presidente (CEO) de una emblemática empresa nacional de alimentos tuvo la valentía de salir aire –después de prepararse debidamente– para dar declaraciones sobre la triste muerte de dos menores de edad que se asfixiaron con un producto manufacturado por esa empresa. Este directivo no delegó la vocería, por el contrario de inmediato puso la cara, se mostró empático hacia las víctimas, y explicó las medidas adoptadas para evitar nuevos casos de este tipo.
Como era de esperar, la entrevista inició con un tono agresivo, pero terminó con una felicitación por parte del entrevistador al vocero por el manejo de la situación. Cerrado el caso desde la perspectiva mediática.

La pregunta que surge entonces es, si para conjurar las crisis, ¿es necesario que ejerza la vocería el propio Presidente de la compañía? No necesariamente. De hecho, la teoría dice que se deben agotar las demás instancias y reservar al Presidente solo para hacerle frente a las situaciones más complejas. Fue una decisión contraria a lo que dicta la teoría tradicional, pero sin duda fue acertada.

¿Hubiera podido ejercer la vocería otro directivo en este caso? Probablemente estaba en capacidad de hacerlo por ejemplo un Vicepresidente de Operaciones, pero previsiblemente otro habría sido el resultado. Lo que sí se sabe es que la
respuesta no suele guardar relación directa con el cargo del vocero – siempre y cuando sea coherente con el escenario – sino con la disciplina y la preparación con la que se ejerza ese rol.

TESTIMONIALES

CLINICA PORTOAZUL AUNA

“A lo largo de nuestros 8 años, con Diez hemos desarrollado diferentes estrategias que nos han generado resultados realmente satisfactorios en la administración de las situaciones de crisis. Destacamos su compromiso, la generación de valor para nuestra marca, la cercanía y el relacionamiento constante"
Pablo Cervera, Gerente General de Clínica Portoazul Auna (Barranquilla)

VIDAGAS

"Aunque el equipo de Diez no había trabajado con Vidagas ni con GLP, consiguieron entender de inmediato el sector y nuestras necesidades, dándonos una respuesta rápida que impidió que un rumor escalara para convertirse en un escenario de crisis.” Juan Manuel Morales, Gerente General de Inversiones GLP E.S.P. / Vidagas

 

HACEB

“Diez nos ha permitido aprender, apropiarnos en la forma de llevar una muy buena reputación de la compañía de manera estratégica, de saber actuar de manera inmediata y práctica, pensando en el consumidor y en las fortalezas de la marca." Santiago Londoño, Gerente General de Industrias HACEB.